Náufragos de alta gama

El cambio de gestión política ya impuso el llamado: “¡A los botes!”, y allá van los náufragos de primera, en busca del puesto ejecutivo que permita pasar la tormenta

Son chalupas de lujo, es cierto, pero son pocas. Un puñado, apenas, insuficiente para acoger a tanto náufrago de alta gama, según reza un suelto breve aunque sustancioso en La Nación, estos días de a…

Ver la noticia completa